Un «lifting» para la Virgen... y la imaginería cambió

Un «lifting» para la Virgen… y la imaginería cambió

LA RAZÓN – José Beltrán – Madrid 23-07-2022

Javier Viver revoluciona la escultura religiosa con una María embarazada: «Me han donado 10.000 euros por una curación vinculada a rezar al icono»

Javier Viver, escultor religioso, en su estudio FOTO: David Jar La Razon

Javier ha perdido la cuenta de las réplicas y declinaciones que ha realizado de la Bella Pastora. Cuando las religiosas de Iesu Communio, la comunidad contemplativa más numerosa y joven de España, le encargaron una imagen de la madre de Jesús para su capilla, este escultor madrileño de 51 años era conocido y reconocido como doctor en Bellas Artes y había expuesto ya en Nueva York, Roma…

Pero esa encomienda supuso para él un salto cuantitativo y cualitativo. «Durante más de diez años, las monjas de Lerma no quisieron hacer reproducciones, porque buscaban que la gente pudiera ir allí y vivir la experiencia del encuentro personal. Yo respeté su idea, pero el año pasado apostaron porque La Bella Pastora pudiera estar también en las casas de la gente».

“Me miraban raro”

Alrededor de una década de proyección para una María encinta, a escala natural, hiperrealista, liberada de dorados y coronas, y fuera de toda hornacina o altar inalcanzable. «Cuando hice la primera Virgen embarazada, algunos me miraban raro, porque me salía la tendencia. Unos echaban de menos las aureolas, otros criticaban que no incluyera los atributos simbólicos de siempre y hay quien la menospreciaba porque decían que iba en bata. Todo eso ha quedado enterrado y desaparecido. Ahora es un icono canonizado por la devoción popular. Lo importante es tener claras tus ideas y apostar a medio y largo plazo».

Quizá por eso, a estas alturas, a Javier Viver no le preocupa que le etiqueten como el escultor de las Vírgenes, aunque su obra vaya mucho más allá. «Me da un poco igual, pero lo cierto es que antes era impensable hablar de imaginería en el ámbito contemporáneo del arte y hoy en día hay muchísima gente joven y no tan joven están usando esa tradición como base de su trabajo conceptual».

En cualquier caso, el secreto del éxito de este «lifting» sacro pasa por «mostrar que lo sobrenatural tiene un componente humano». «En la medida en la que Cristo se encarna, la Verdad nos llega de una forma muy humana, que es lo que busco mostrar a través de la imagen. Para que se convierta en un icono de devoción popular, quien la contempla se tiene que identificar con ella, la fe tiene que inculturizarse en cada tiempo y en cada tiempo para que el cristianismo continúe siendo universal», expone el artista.

Seguir leyendo