Sobre el encargo de la Bella Pastora al artista Javier Viver

Puedes visitar nuestro canal en Youtube

La Virgen Bella Pastora

Nace la escultura de la virgen de la Bella Pastora de Iesu Comunio como fruto del encargo que recibe el escultor Javier Viver. El motivo del encargo fue la fundación del nuevo monasterio para las hermanas integrantes de la nueva comunidad sita en la Aguilera. La madre Verónica, su fundadora, es quien realiza el encargo de una virgen que llamarán Virgen Blanca o Bella Pastora.

La Bella Pastora es una escultura a tamaño real. La virgen está embarazada y sentada con las manos sobre su pecho la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante, ojos cerrados y gesto de oración.

De la Ermita al Claustro

En un primer momento el destino de la Bella Pastora sería la ermita. La ermita es un lugar donde sólo tienen acceso las hermanas. Sin embargo, cuando la escultura llegó al monasterio decidieron ponerla en el Claustro. La finalidad principal es que tanto las hermanas de Iesu Communio como los peregrinos que las visitan pudieran tener acceso a la virgen.
Y así fue, por ello La Bella Pastora se ha convertido en un auténtico icono del lugar. Los peregrinos no sólo se acercan a la escultura de la virgen para rezarla sino que la tocan y se apoyan en su regazo como una actitud normal cuando se tiene un encuentro con ella.

¿Por qué una virgen sentada?

El concepto de hacer una virgen sentada surge desde la idea de la cercanía. La necesidad de crear una escultura que invite al acercamiento y con la que todos encontrásemos una identificación. Una virgen embarazada que lleva en su interior el verbo divino. Virgen con ojos cerrados que  invitan a un viaje interior. Un gesto propio de la nuestra madre que está contemplando todas las cosas que le han sucedido. 

La Bella Pastora debía reflejar plenamente  la filosofía de las hermanas de Iesu Communio. Una filosofía que va desde el recogimiento propio de la comunidad hasta el carácter de acogimiento que tienen cuando reciben a los peregrinos. Por ello en Iesu Communio se les atiende, escucha y cuida.

Todo el proyecto poseía un punto germinal. El del nacimiento del movimiento de Iesu Comunio que en ese momento todavía no estaba aprobado, y que, consecuentemente, estaba ligado a la imagen de la virgen como algo nuevo.