Fiesta de las familias. El Faro eucarístico, Madrid, Diciembre 2012.

Fiesta de las Familias. El Faro eucarístico, Madrid, Diciembre 2012.

FARO DE COLÓN
Una instalación audiovisual para la adoración eucarística en la fiesta de la Sagrada Familia de 2012

En el domo, instalado en los Jardines del Descubrimiento de la Plaza de Colón de Madrid.

Un proyecto del arquitecto Eduardo Delgado y el artista Javier Viver.

EL EVENTO

La Fiesta de la Sagrada Familia es celebrada desde hace varios años gracias a la convocatoria que realiza el Cardenal Arzobispo de Madrid, don Antonio Mª Rouco Varela Cada 30 de diciembre mediante una misa multitudinaria que tiene lugar en la Plaza de Colón de Madrid.

Revolution Slider Error: Slider with alias faro-de-colon not found.
Maybe you mean: 'HOME-ES' or 'HOME-EN' or 'cabecera-tienda' or 'homes-es-all-slides' or 'home-es-rebajas' or 'home-en-sale'

Descripción del proyecto

Con el fin de poner el acento en el apoyo a las familias en la dificil situación ocasionada por la crisis económica, el Arzobispado aumentó la dimensión social de la celebración. De esta forma, la Delegación de Actos Públicos planificó una colecta de alimentos, juguetes y otras ayudas, durante el fin de semana del 30 de diciembre. A esta colecta se unió un punto de información para mostrar el trabajo de las instituciones de la Iglesia de Madrid en favor de la familia e invitar a la participación.
El programa de la vigilia contemplaba la instalación en la Plaza de Colón de una capilla para la exposición eucarística, con un espacio reservado al sacramento de la reconciliación.
El Ayuntamiento habilitó la instalación de un cine en un domo geodésico o cúpula hemiesférica con una pantalla de proyección audiovisual interior sobre las paredes de la cúpula, que permitía una experiencia “inmersiva” en la película.

De esta forma el proyecto supuso la transformación de un espectacular espacio de proyección cinematográfica de 11 metros de radio en un templo audiovisual dedicado a la contemplación de la Eucaristía y al sacramento de la reconciliación.
En el domo se hacía necesario ordenar el espacio en torno a un centro visual en el que se situara la custodia eucarística, a la que se debían dirigir las miradas de forma natural. El hecho de contar con una gran cúpula determinaba la configuración de la arquitectura interna, el emplazamiento de la custodia y de los demás elementos. Así nos decidimos por situar la custodia eucarística sobre un gran faro-expositor de aproximadamente 3 metros de altura, en el eje central de la cúpula.
Con este fin, todos los fieles rodearían el faro de forma radial, elevando la mirada hasta encontrarse con la Eucaristía expuesta. La custodia eucarística dominase y jerarquizase el espacio y en el que la oración del fiel experimentara un ascenso desde el nivel del suelo hasta el cielo. Este centro visual eucarístico quedaría siempre enmarcado por las imágenes proyectadas en la superficie del domo, haciendo las veces de un retablo audiovisual.

En cuanto a la disposición del espacio, pensamos que como la mayoría de los usuarios de la capilla serían familias con niños de corta edad tratamos el suelo adecuado a la circunstancia. De esta forma se podría estar de pie, sentado, de rodillas o postrado. Y los niños también pudieron encontrar su postura para el descanso, para el juego o para la oración.
Por tanto utilizamos unas esteras blancas de espuma rígida de geometría circular y de distintos diámetros en principio destinados, las mayores a acoger a familias numerosas, otras con varios niños y un tamaño final para la oración personal.

Finalmente, el foco de atención se puso en el faro eucarístico. Era evidente la necesidad de conseguir una cierta altura que hiciese visible la custodia desde cualquier punto de la capilla. No obstante también nos preocupaba la posible interferencia entre la custodia y los haces de luz de los proyectores.
El Faro eucarístico tuvo su inspiración en otras columnas como la Columna-sin-fin de Constantin Brancusi o el proyecto de Torre-Museo de San Isidro de Francisco Alonso para Madrid. Pensamos en una cierta geometrización del faro con la intención de dotarle de una ley de crecimiento y de una cierta vibración plástica.
Se colocaron unas velas en el pie de la misma, con la finalidad de evocar el fuego de la columna descrita en el Éxodo (13:21-22). De hecho, la misma columna, en su parte superior, se desmaterializaba transformándose en una corona dorada que celaba la presencia de la eucaristía. No obstante esa corona se construyó con la misma geometría que el resto de la pieza, transformando las aristas de aquellos triángulos en pletinas de latón doradas con pan de oro, que permitían ver la custodia en su interior.
La custodia finalmente utilizada merece una mención aparte: se trata de una verdadera joya de la imaginería española. Prestada por la Fundación Félix Granda ……..

[social_share_list]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.